Noticias de interés

Circular de la CNMV sobre advertencias en productos financieros complejos

19/04/2016

Dentro de pocos meses la CNMV aprobará una Circular obligando a las entidades financieras a que adviertan por escrito a los clientes que el producto financiero que va a adquirir no es sencillo y puede ser difícil de entender y que por su complejidad, su adquisición no es adecuada por inversores no profesionales.
El cliente deberá por tanto firmar: “producto difícil de entender”, notificando así que es consciente de la complejidad del mismo.
Pero ¿A qué productos financieros aplica esta Circular?. La CNMV establece un listado entre los que cabrían destacar los Fondos de objetivo de rentabilidad (garantizado o no) pero siempre y cuando exista el riesgo de no recuperar a vencimiento al menos el 90% de la inversión inicial e incorporen estructuras complejas que dificulten a un inversor minorista la comprensión de los riesgos asociados al instrumento.
Otros productos a los que aplican serían: Deuda contingente (los conocidos como CoCos), renta fija estructurada y contratos financieros “atípicos” (siempre que en ambos casos la recuperación del principal sea inferior al 90% a vencimiento e incorporen estructuras complejas), opciones, futuros y otros derivados (siempre que no se negocien en mercados regulados e incorporen estructuras complejas, a menos que sean ofrecidos como cobertura), así como otros que determine en el futuro la CNMV.
Por tanto, los requisitos claves para la mayoría de estos productos son: el porcentaje de recuperación (inferior al 90%) y que incorporen estructuras complejas difíciles de comprender por los inversores minoristas, y que la propia Circular define como aquellas en las que el subyacente (o subyacentes) no se negocie diariamente en un mercado en el que se difunda un precio diario obtenido a partir de operaciones cruzadas entre partes independientes (y en el caso de fondos de inversión cuando no publiquen un valor liquidativo diario).